photo

De las finas mieles de caña, destilados con las aguas más puras emanadas de manantiales de los bosques de la Cordillera de los Andes, se crea el Ron Viejo de Caldas, único ron en el mundo que pasa sus años envejeciendo a más de 2.200 metros sobre el nivel del mar en barriles de roble blanco colombiano elaborados artesanalmente, para así lograr ese espirituoso sabor que se impone donde se brinde. Notas: A la vista caoba, ámbar. La lágrima es gruesa y lenta, oscura media, testigo del contacto de la madera. En nariz fuerte presencia de alcohol, olor afrutado. En boca sabor puro cremoso, ligeramente picante, sabor de cacao, sedoso, final largo con un sutil toque de vainilla.

Disponible en La Cava de Serrallés.